El renacimiento sumerio

La etapa Neosumeria

Con la caída del Imperio akkadio, el centro y Sur Mesopotamicos a pesar de estar nominalmente en manos de la dinastía qutu y haber sido los propios sumerios los que habían cooperado con los qutu en la caída del Imperio akkadio, las ciudades-Estado se alzaron para recuperar su independencia.

Esta nueva etapa abarcó aproximadamente 100 años, del 2110 al 2004 a.c. y se caracterizó por un continuísmo en torno a la estructura administrativa y económica del Imperio akkadio asentada en un continuísmo de las tradiciones sumerias con incorporaciones culturales de ese periodo.

Sin embargo una de estas ciudades, Ur, con una perfecta simbiosis de lo sumerio y lo akkadio, retomaría la idea imperial, volviendo a hacer de Mesopotamia, un todo unitario. El largo periodo de paz que se abría y la prosperidad económica, permitieron que todo lo sumerio renaciera: Lagash, Uruk y Ur fueron los artífices.


II Dinastía de Lagash

Lagash había estado gobernada durante el Imperio Akkadio por príncipes locales dependientes del poder central, después de un largo vacío una serie de reyes relanzaron esta dinastía y prepararon el terreno para el sobrevenimiento del apogeo cultural que reinó en todo el territorio sumerio y que aconteció durante la III dinastía de UR.

De los cuatro primeros ensis, Kitusida. 2275 a.c. fue coetáneo de Rimush, mientras que Engilsa 2265 a.c. el siguiente, lo fue de Manishtushu, el tercero Ur´a, 2245 a.c. lo fue de Naram-sin y el último Lugalushumgal, 2230-2220 a.c. lo fue a su vez de Naram-sin y de Sharkalisharri. De los siguientes hasta Ur-Baba , se carecen de datos históricos.

Después gobernaron en Lagash una serie de seis ensi, que por sus vínculos familiares lograron alcanzar las mas altas cotas de prosperidad económica y cultural.

El primero de ellos fue Ur-Baba, 2155-2142 a.c. periodo en el que el poder central apenas existió y coetáneo a la IV Dinastía de Uruk, probablemente accedió al poder a través de un golpe de estado; dominó un amplia zona del Sur Mesopotámico y fue recordado por sus empresas agrícolas, centradas sobre todo en la excavación de canales.

A Ur-Baba le sucedió su yerno Gudea, 2150-2125 a.C. fue quizás el ensi mas significativo de Lagash, personaje que ha pasado a la historia como el prototipo de rey piadoso, justo, sabio y perfecto. Pocas son las cosas que se saben de el, quizás su interés por los trabajos de utilidad pública y religiosa; fue un buen gobernante y un mejor administrador, alcanzando Lagash y probablemente todo el centro y sur mesopotámicos, sus cotas mas altas en los campos del Arte y la Literatura.

Gudea de Lagash
Gudea de Lagash

Su reinado fue mayormente pacífico, no existiendo grandes enfrentamientos, aunque si pudiendo encontrar alguna guerra muy poco documentada con los elamitas y con los qutu, con quienes hubo de pactar forzosamente.
Gudea realizó una serie de reformas administrativas (pesos, medidas y reajuste de calendario) y legislativas (protección de las gentes desfavorecidas) que redundaron en beneficio de sus 216.000 súbditos y creó una gran red comercial entre puntos tan lejanos y distantes como la India, Arabia, Elam o Asiria.
Aunque si en algo sobresale este rey fue en su capacidad de construcción y rehabilitación de templos, pudiendo distinguir entre otros el de Eninnu, en Lagash, dedicado al dios Ningirsu, dios principal del panteón del estado de Lagash, aunque también podemos encontrar el de Eanna, dedicado ala diosa Inanna, el de Ninhursag, Baba, Geshtinanna, Gatumdug y Ningishzida. Su capacidad constructora puede verse reflejada en la estatua del arquitecto del plano, donde Gudea aparece sentado con un plano arquitectónico entre sus piernas, incluidos estilete y regla de medidas y que personifica al príncipe como arquitecto de su templo, el templo de Eninnu.

Gudea de Lagash arquitecto con un plano
Gudea de Lagash, el arquitecto del plano

Este lugal nos legó gran cantidad de estatuas de diorita, encontradas dentro de templos y edificios importantes, con largas descripciones grabadas en ellas, en estas se resalza la figura del rey, se presentan los proyectos que ha dirigido, a la vez que realiza una función de propaganda de la labor constructora del soberano.

La importancia de este ensi lo elevó a la categoría de dios.

Su hijo Ur-Ningirsu, 2121-2118 a.c. reinó cuatro años, prosiguiendo la prosperidad de Lagash, gracias en parte a que los qutu habían sido expulsados del país por el ensi de Uruk, Utukhegal.

Le sucedió su hijo Pirigme, 2115-2114 a.c. y posteriormente reinó Nammakhani, 2113-2111 a.c. el cual durante su breve reinado conoció la secesión de algunas ciudades que pasaron a depender de Uruk, dentro de ellas Ur, cuyo rey Utukhegal entregó a su general Ur-Nammu.

La II Dinastía de Umma

Umma vecina de Lagash, con la que había mantenido viejos contenciosos y que también había formado parte del Imperio akkadio y posteriormente de la horda qutu, estuvo gobernada por príncipes locales con grandes ansias de la vuelta a las estructuras políticas del pasado, sumándose a las manifestaciones independentistas de las demás ciudades.

No se conoce nada relevante de esta ciudad durante los periodos akkadio y qutu, desaparecidos los invasores, Umma pasó a manos de Ur-Nammu.

La IV Dinastía de Uruk

Esta dinastía coetania de la de Lagash estuvo formada por una serie de ensis abarcando un periodo comprendido entre el 2200 y el 2150 a.C. estos reyes dinásticos detentaron los siguientes nombres, Ur-Nigin, Ur-gigir, Kudda, Puzur-Ili, Ur-Utu.

La V Dinastía de Uruk

La Lista Real tras señalar que la horda qutu había sido derrotada, puntualiza: el poder real pasó a Uruk.

Se menciona un solo rey para esta dinastía, siendo mas un deseo de magnificar su nombre que a la realidad histórica de una nueva Dinastía, Utukhegal, 2123-2113 a.c. y fue el sumerio que expulsó a los qutu, aunque este rey fue recordado también por otros hechos como el arbitraje entre Lagash y Ur por cuestiones fronterizas, donde los terrenos reclamados por Lagash le fueron devueltos a esta, estos terrenos los reclamaba Ur-Nammu quien en realidad buscaba liberarse del yugo de su rey, utilizando a Lagash, ya en decadencia, como elemento de distracción.

Utukhegal vivió en sus dos últimos años de reinado como Ur-Nammu se proclamaba independiente desde Ur, incluso atacándole y desplazándolo del poder.

Libre ya de Utukhegal, el rey de Ur puso en el trono de esta ciudad a un gobernador local, llamado Ur-abba.


La III Dinastía de Ur

La IIIª Dinastía de Ur, última de las Dinastías sumerias, en ella reinaron cinco reyes por un total de 108 años.

Se desconocen las razones por las cuales Uruk fue derrotada, dejando la Lista Real la típica frase de “Uruk fue vencida por las armas, la realeza pasó a Ur”.

Se sabe que Ur-Nammu, 2112-2095 a.C. fue enviado a Ur para controlarla, actuando en un primer momento como gobernador para luego sublevarse desde ésta contra su legítimo rey. La causa de esta sublevación habría sido muy probablemente la resolución de un contencioso entre Lagash y Ur, una decisión en contra de Ur-Nammu hizo que este se revelase contra Utukhegal, proclamándose independiente.
No se conoce muy bien la ascendencia de este rey, bien se ha creído en la posibilidad de una relación de hijo-padre con Utukhegal y de ahí su rápida ascensión al trono, de todos modos Ur-Nammu inició su reinado cuando todavía el de Utukhegal no había acabado, ocupando por la fuerza posteriormente Lagash y mas tarde Uruk y Nippur entre otras ciudades-Estado, proclamándose Rey de Sumer y Akkad y reasentando las bases para un nuevo Imperio, con peso político en el centro y sur Mesopotámicos.

Se dedicó a la tarea de organizar administrativamente el país, superando el concepto de ciudad-Estado, al centralizar los poderes en su persona y la capitalidad en Ur; levantó magníficas construcciones religiosas y se dedicó a la labor de restaurar y construir canales, fortificó con murallas su capital, estableció un nuevo sistema de pesas y medidas, así como un calendario, resolvió problemas territoriales mediante una reforma catastral y reabrió las comunicaciones y el comercio a gran escala, asegurando con todas estas acciones la prosperidad económica del país. El territorio del Estado lo dividió en provincias colocando al frente a sus antiguos gobernadores.

Como hechos destacables podemos nombrar la remodelación del barrio real y religioso de Ur,así como la construcción de varios templos y zigurat, como el que dedicó al dios de la luna, Nanna en Ur, y otros en Uruk y Nippur.

Zigurat de Ur
Zigurat de Ur

También como legado nos dejó una estela que conmemoraba todas las construcciones realizadas por Un-Nammu, como la del zigurat de Nanna en Ur, el de su pareja Ningal llamado Giparu, y el de Nisum llamado Emaj. Fuera de Ur, las edificaciones de Ur-Nammu son el templo de Shamash en Larsa, los santuarios de Enlil y Ninlil en Nippur, el de Innanna en Uruk y el de Ninhursag en Kesh.

Estela de Ur-Nammu
Estela de Ur-Nammu

Ur-Nammu completó la expulsión de los qutu, y acabó muriendo en el campo de batalla donde fue abandonado. Tras su muerte fue deificado.

A Ur-Nammu le sucedió su hijo Shulgi, 2094-2047 a.C. su largo reinado, de 48 años, lo empleó en consolidar la herencia económica y social de su padre y en proseguir, dentro de una paz general, con el renacimiento cultural de Ur, convirtiéndose en un constructor tanto o mas activo que su progenitor.

Shulgi ur
Torso desnudo del ensi Shulgi

Encontró dos puntos conflictivos en la periferia Nordeste de su Imperio, el primero de ellos centrado en la fortaleza de Simurrum, a la que finalmente pudo doblegar y que debido al carácter insurrecto de estos pueblos, le llevó a construir el llamado “Muro de los territorios no incorporados” levantado muy probablemente al Este del Tigris.
En el segundo caso encontramos la zona del Elam, centrada en la segunda fase de su reinado, donde tuvo que combatir con las regiones donde se asentaban lullubi y amorreos, todavía revueltas por el paso de los qutu, y en las que acabó casando a varias de sus hijas con gobernadores locales, con el deseo de pacificar el flanco occidental de su Imperio.
También debió afianzar la política exterior de su reinado, uniéndose en un matrimonio dinástico que fortaleció la relación con Marjashi, una autonomía que se sitúa en el sureste de Irán.
Como podemos observar, este rey o ensi, utlizó con asiduidad estos matrimonios diplomáticos, concertados con sus enemigos de las regiones levantadizas, para asentar su influencia en ellas y apaciguar la zona, circunstancia que posteriormente veremos muy implementada en el medievo.

Además de organizar el ejército y de reformar pesas y medidas, Shulgi fue capaz de articular un Código Jurídico con el cual regularizó la actividad económica del Imperio y estableció un nuevo orden social. Otras de las innovaciones mas importantes que instauró fue la exigencia de una serie de obligaciones a todas sus provincias, a las que debían de satisfacer sus gobernadores.

Utilizó el título de Rey de las cuatro regiones del mundo, amén del de Rey de Sumer y Akkad; hacia la mitad de su reinado ya fue divinizado.

Tumba real del rey Shulgi
Tumba real de Shulgi

Su actuación en el campo de la cultura fue notable creando varias escuelas (edubba) y fue capaz de tocar hasta ocho instrumentos, convirtiéndose en el primer Rey músico de la Historia, también llegó a destacar en otras disciplinas como la literatura, dejándonos un legado de numerosos escritos, que debieron circular en los ambientes letrados de la época.

Se desconoce como murió Shulgi, aunque se cree que pudo ser debido a un complot orquestado por tres de sus hijos, como se verá mas adelante.

Tras Shulgi, el trono de Ur lo ocupó su hijo Amar-Sin, 2046-2038 a.c. sin que se produjera contestación alguna ni revoluciones internas. Sus nueve años de gobierno transcurrieron dentro de una tónica de paz general y bajo su gobierno todo Sumer gozó de una etapa de prosperidad general.

De este rey poco se conoce, salvo que hizo uso de campos de concentración para sus prisioneros, se cree que su muerte fue causada por la infección de alguna herida.

Posteriormente el trono pasó a manos de su hermano (en vez de a sus hijos, situación que hace pensar en un posible complot de los hijos de Shulgi hacia su persona) Shu-Sin, 2037-2029. Este rey realizó diversas campañas militares; pero el peligro se cernía sobre Sumer; y propiamente por la zona Oeste del Eufrates, los amorreos, por lo que Shu-Sin mandó construir un muro que unía el Tigris y el Eufrates por la zona Norte del actual Bagdad y que recibió el nombre de “Muro de Amurru” con una longitud de unos 286 km. y que detuvo la invasión por parte de estos; por unos años. Shu-Sin también continuó con las alianzas matrimoniales con otros Estados. Su reinado finalizó sin que se sepa muy bien como.

A la muerte de Shu-Sin, ocupó el trono su hermano Ibbi-Sin, 2028-2004 a.c. y de nuevo la sucesión entre hermanos se produjo sin ningún tipo de altercado. En esta época poco a poco el Imperio se iba volviendo inestable debido a las presiones fronterizas y hacia el 2017 a.c. los amorreos franquearon el Muro de Amurru y se lanzaron sobre Sumer. Aunque Ibbi-Sin venció a tales invasores, los amorreos, tras haber superado el Muro, asumieron el control de las provincias norteñas de Imperio. Ante esta crítica situación Ibbi-Sin recurrió al Comandante de las tropas Septentrionales llamado Ishbi-Erra que gracias a su ayuda pudo prolongar su reinado, aunque a costa de un elevadísimo precio ya que Ishbi-Erra alcanzó a cambio pleno control de la provincia de Isin y de la capital religiosa de Nippur, aunque poco después ya reclamaría el control sobre el resto de ciudades sumerio-akkadias hacia su persona.

Esta situación fue aprovechada por algunas ciudades-Estado para reclamar su independencia, produciéndose primero esta situación en las ciudades mas alejadas para pronto pasar a las mas próximas.

Esta situación a la vez que debilitaba el poder central causaba serios golpes al conjunto de la economía de Sumer, lo que provocó una fortísima inflación que desembocó irremediablemente en una terrible carestía de productos básicos.

Este nuevo ensi independiente que ya se había nombrado rey de Sumer pudo comprar la retirada de los amorreos y hacer así efectiva la ruptura del Imperio de Ur en dos monarquías, una la de Ur, con Ibbi-Sin al frente y al mando solo de las tierras de la capital y sus cercanías y otra, la de Ishbi-Erra que ostentaba el mando de gran parte de las ciudades sumerio-akkadias.

En el año 21 del reinado de Ibbi-Sin, los elamitas se alzaron contra Ur apoderándose de ella, saqueándola y destruyéndola, el divino Ibbi-Sin fue llevado a Ashan y hecho prisionero, donde moriría.


Tabla dinástica 2200-2000 a.C.
Cliquea para agrandar